pixel de facebook para código ...

Guía de Secado ¿Cómo secar correctamente el auto después de lavarlo?

Guía de Secado

La importancia de un secado adecuado en la preservación de la pintura automotriz

Si leíste con atención el artículo de Cómo lavar tu carro sin destruir tu pintura en el intento ya sabes que entre menos toques tu pintura, en especial con materiales abrasivos, generas menos rayones o estropeado en el acabado.

Entonces es muy importante que conozcas las mejores formas de secar tu carro con la menor cantidad de contacto con tu pintura.

Hoy te compartimos 3 sencillos trucos para ayudarte a secar tu carro rápido y fácilmente en esta Guía de Secado automotriz.

Idealmente, usarás los tres métodos juntos para ahorrar el mayor tiempo posible y reducir la mayor parte del riesgo de rayar tu pintura.

Sheeting – Cobijado / Inundación

Los términos hacen referencia a lo mismo. Le quitas la boquilla a tu manguera, sostienes la manguera en paralelo a los paneles de tu carro (para no salpicar) y literalmente inundas el exterior del carro con agua.

El agua forma una cobija y jala el agua consigo a medida que fluye y se resbala de tu pintura. Esto quita la gran mayoría de las gotas de agua que quedaban en tu vehículo después de enjuagarlo.

Empieza de la parte de arriba de tu carro e inunda el panel con agua haciendo que fluya uniformemente hacia abajo.

Esta técnica funciona mejor cuando tu carro tiene un producto de paso final (PPF) como una cera o un sellador.

Los PPF ayudan a reducir la habilidad del agua para quedarse aferrada a tu pintura.

Termina abriendo y cerrando todas las puertas y la cajuela de tu vehículo para desprender el agua que se pudiera estar escondiendo en los sellos.

Sheeting

Deberías usar esta técnica cada vez que termines de lavar tu carro ya se que vayas a dejar que tu carro se seque al aire (para así reducir marcas de agua) o que vayas a secar manualmente el carro (para reducir la cantidad de trabajo restante).

“Secado” con aire forzado

Igual que con la técnica de cobijado, esta funciona mejor cuando tu auto tiene suficiente cera o sellador para que el agua se haga “cuentitas” o beads. Este es un paso opcional en el proceso de secado, pero es altamente benéfico para tu pintura si puedes costeártelo.

La idea es tomar una fuente de aire como una sopladora de hojas, un compresor de aire, o una aspiradora que funcione en seco y mojado (shop vac) a la reversa, y que soples las cuentitas de agua fuera del carro.

Esta técnica dejará la menor cantidad de agua para secar después con una toalla. También saca el agua de áreas difíciles como las manijas de las puertas, los vidrios, las molduras, etc… que tienden a escurrir agua constantemente mientras secas tu vehículo con toallas.

blowing air dry

 

Secado con toalla

Mantente alejado de los trapos de la cocina, las toallas de baño y las toallas de papel.

Ese tipo de telas y materiales son demasiado agresivos para tu pintura y seguramente en realidad no absorberan agua tan bien.

Tampoco soy fan de los chamois baratos y te diré por qué:

Ya que la mayoría de los chamois baratos no tiene fibras sueltas, cualquier tierra que llegue a caer en el carro mientras lo secas simplemente es arrastrada por toda la pintura.

Si vas en serio en lo de mantener tu pintura intacta necesitas invertir en una toalla de microfibra de buena calidad o en un chamois de calidad.

Una de las favoritas, y por una buena razón, es una toalla de secado de microfibra. Recomiendo una de al menos 50 x 50 cm para la mayoría de los vehículos.

Estas toallas son exageradamente buenas absorbiendo agua y lo suficientemnte suaves para no estropear tu pintura si eres gentil.

Solo asegúrate de comprar las que tengan orillas enrolladas y que usen hilo suave. Las toallas baratas con orillas descuidadas e hilo rugoso van a rayar tu pintura. Para aprender más sobre las toallas de microfibra puedes revisar el artículo: “La guía definitiva de la microfibra”.

Empieza por tocar ligeramente o rozar las gotas de agua remanentes en el auto.

Intenta evitar arrastrar la toalla por todo tu carro si puedes evitarlo y definitivamente no lo hagas cuando está seco.

Cuando termines de absorber la mayoría del agua del auto, puedes limpiar suavemente en movimientos rectos para quitar los últimos residuos de agua.

TIP: Las toallas de microfibra funcionan mejor cuando están ligeramente húmedas. Si tu toalla no está absorbiendo agua muy bien intenta atomizarla con agua y exprimirla para que quede ligeramente húmeda.

Conclusión

Para asegurarte de que no estás tallando tu pintura más de lo que deberías lleva a cabo las tres técnicas en orden. Inunda la pintura con agua para que jale la mayor parte de las gotas de agua hacia abajo del carro. Sopla aire sobre todo lo que quede. Finalmente, toca ligeramente cualquier gota de agua con la que hayas tenido problema de remover con la sopladora.

Si no te puedes costear la sopladora entonces por lo menos haz el cobijeo de agua seguido de un secado con una toalla de secado de calidad.

Una vez que la pintura esté seca procede a secar todas las manijas de las puertas, los rines y la bahía del motor con toallas de detallado multiusos. No uses tus toallas de secado premium en estas áreas porque corres el riesgo de mancharlas.

Felicidades, ¡has tomado los pasos extra en el secado de tu vehículo y te aseguraste de no introducir ningún rayón!